Preguntas frecuentes

¿Qué es la astrología psicológica?

1280px-Planisphæri_cœlesteLa Astrología Psicológica utiliza la astrología para intentar entender quiénes somos, qué nos ocurre y por qué, cómo son nuestros vínculos y cómo podemos mejorarlos, cómo podemos ser más íntegros, en pos de tomar cada vez más consciencia de nosotros mismos para así ser cada vez más libres.

Originalmente, la astrología buscaba predecir eventos. Las primeras cartas natales de las que podemos dar cuenta son del siglo 5 EC, influenciadas por el sistema espiritual de Zoroastro que hacía especial énfasis en descubrir el destino de cada individuo. Durante el paso de los siglos, la Astrología se siguió practicando con distintos fines: medicina, predicción del tiempo o del destino de algún rey. Con el surgimiento del Iluminismo, la luz de la Razón apagó el fervor astrológico ridiculizando toda disciplina trascendental que no promoviera la idea de absoluta libertad. Sin embargo, este rechazo a la Astrología sentaría las bases para el surgimiento posterior de la Astrología Científica, cuyo objetivo sería “probar” esta disciplina científicamente. Mientras, en 1875, un grupo de estudiosos esotéricos fundaron la Sociedad Teosófica y volvieron a darle valor a la Astrología. Empapado de estas ideas, Alan Leo, la reformuló proponiéndola no como un sistema de predicción de eventos sino como un conocimiento que nos ayudaría a evolucionar espiritualmente. Comenzó entonces a popularizarla. De hecho, él es responsable de que digamos “soy de Leo/Escorpio/ etc.” ya que él fue quien introdujo la idea de que el signo solar (el signo donde se encontraba el sol al momento de nacer) era nuestro signo. Alan Leo se preocupó por ejercer un tipo de astrología que en vez de buscar predecir eventos externos, ayudara al individuo a reflexionar acerca de sí mismo para que así tomara más consciencia de sí. Finalmente, Carl Gustav Jung, discípulo de Freud, desarrolló un tipo de teorías psicológicas que estaban muy influenciadas por el pensamiento astrológico, fomentando el matrimonio entre una disciplina bastante moderna (la psicología) con una antiquísima (la astrología).

¿Qué es la carta natal?

blog

La Carta Natal es una representación gráfica de la posición que tenían los cuerpos celestes en el momento en que naciste según se veían desde tu lugar natal. Es por lo tanto única y te corresponde solamente a ti. Cada elemento de esa “foto del cielo” tiene un significado simbólico. Según los vínculos que se establezcan entre ellos, podemos reconocer relaciones entre las funciones psicológicas que representa cada uno (protegerse, amar, desear, pensar, etc…). A veces dichos vínculos son fluidos y fáciles de jugar. Otras, en cambio, son más difíciles de actuar, generando contradicciones internas. Estudiar tu carta natal te permitirá tomar consciencia de ellos.

¿Qué necesito para hacerme la carta natal?

Para que podamos levantar tu carta natal sólo necesitamos saber tus datos de nacimiento: la fecha, la hora y el lugar. Es muy recomendable que busques la hora en tu acta natal de nacimiento. Tu vida está intrínsecamente vinculada a la posición celestial en el momento que diste el primer respiro. Por eso, necesitamos tener la hora de nacimiento lo más exacta posible.

¿Cómo puede ayudarme hacerme una carta natal?

La Doctora Carol Ryff propone un modelo de bienestar psicológico basado en seis ejes:

  1. La autoaceptación o actitud positiva hacia el yo, relacionada con la capacidad de asumir las propias limitaciones y, aún así, sentirse satisfecho/-a con uno/-a mismo/-a.
  2. El crecimiento o desarrollo personal: la posibilidad de aceptar la vida como un constante proceso de aprendizaje, cambio, crecimiento y desarrollo.
  3. La sensación de sentido de la vida: tener una dirección, un objetivo o un propósito para la vida.
  4. Control o dominio del medio: la capacidad para poder elegir las situaciones y los vínculos de forma que satisfagan nuestros deseos y necesidades.
  5. Relaciones positivas con otros: valorar vínculos de calidad con otras personas que se basen en la confianza, la empatía, la autenticidad, la espontaneidad y la intimidad.
  6. La autonomía: la capacidad de ser independiente, de regirse por normas internas, respetando las propias convicciones y defendiendo la autoridad personal.

El estudio de la Carta Natal trabaja sobre estos seis ejes, promoviendo el bienestar. Si quieres saber más sobre el trabajo de la Doctora Carol Ryff, puedes ir a su página haciendo click aquí.

La carta natal es tu “ADN astral” en forma de gran mandala. El estudiar la Carta Natal nos permite descubrir cómo todo lo que nos acontece (vínculos, situaciones, emociones, etc.) habla de quiénes somos y de nuestra unicidad. Tomar consciencia de que aquello que te ocurre, te sucede sólo a ti (porque es una manifestación externa de quién eres) trae calma, aceptación y la posibilidad de cooperar en la creación de tu destino. Además, al poder integrar las distintas partes de uno mismo, crecemos en compasión y comprensión por nosotros y por los demás, generando vínculos cada vez más sanos y más auténticos.

¿Qué vamos a hablar en la consulta? ¿Qué puedo esperar de ella?

11f143a3080c115d307353aa63f01addMe gustaría que tuvieras claro que la consulta es tuya. No voy a imponer ningún tema y nunca entraremos a hablar aspectos que no quieras hablar. Si venís con una inquietud en particular o quieres hablar de un aspecto particular de tu vida, lo ideal sería que me avisaras con antelación para poder preparar la consulta teniéndolo en cuenta.

Vamos a mirar tu carta natal desde la lente de la Astrología Psicológica. Yo sé leer el lenguaje del cielo y sé interpretar el mensaje que el Cielo tiene para contarte a través de los símbolos de tu carta astral (la posición de los planetas, los signos zodiacales, las casas, los aspectos). Vamos a entablar un diálogo para ver cómo esas disposiciones celestes fueron manifestándose en tu vida.

La astrología psicológica no es necesariamente predictiva. Vamos a hablar del futuro, si así lo deseas, pero no de manera concreta (“Ten cuidado con este tránsito de Saturno, nada te saldrá bien. Mejor quedarte en casa”) sino de manera psicológica (“Se acerca un tránsito de Saturno, tal vez sea hora de reflexionar si las limitaciones y dificultades que estés sintiendo, no te estarán empujando a que pienses qué quieres, qué estás dispuesto a hacer para conseguirlo y si esos objetivos son realistas y alcanzables”). Mis únicas condiciones son: que no vengas con la intención de “probar” la astrología y que estés abierto/-a al diálogo.

¿Los gemelos no tienen la misma carta natal?

No exactamente. Hay minutos de diferencia entre el nacimiento de uno y otro. En muchos casos, por minutos, cambia el ascendente y lo que llamamos los “ángulos” de la carta. En los casos en que sí comparten una carta natal casi exacta, este mismo hecho es altamente significativo y sujeto a interpretación. La tradición dice que, entre otras cosas, parte de su destino es aprender a compartirlo todo (incluso la carta natal y el momento de nacimiento). La mayoría de astrólogos psicológicos coinciden en que “se reparten” la carta. En la Carta Natal están simbolizados distintos personajes internos y los diálogos entre ellos. Uno de los hermanos se hará cargo de alguno de ellos y los manifestará externamente de forma más clara que el otro.

¿Se le puede regalar a alguien el análisis de la carta natal?

Sí y no. Por supuesto, puedes regalarle a alguien el análisis de la carta natal. Pero, primero, debes estar seguro de que hacerse la carta es un deseo intrínseco de la persona y que surge de su propio ser. Es importante que el consultante venga por voluntad propia y no por complacerte ya que le has hecho el regalo. Sólo lo recomiendo si la persona ha mencionado ya alguna vez que quisiera hacerse el estudio de la carta natal.

¿Se le puede hacer la carta natal a un niño o un bebé?

No. En este aspecto, distintos astrólogos tienen distintas percepciones. La Carta Natal es un símbolo de quién eres. Tiene infinidad de posibilidades de expresión y significación. Para que sea fructífero el estudio de la carta natal es necesario entablar un diálogo con el portador de la misma para ver cómo fue definiendo las potencialidades de su ADN astral. Necesitamos un contexto. Cuanto más contexto tengamos, más rico se volverá el símbolo y más podremos entender qué nos quiere contar el Cielo.

¿Cuál es la diferencia entre el horóscopo y la carta natal?

El estudio de la Carta Natal es completamente distinto al horóscopo de las revistas. Primero, porque no intenta ser predictivo sino comprensivo, es decir, ayudarte a conocerte y comprenderte mejor para que tengas más autonomía y consciencia a la hora de vivir la vida. En segundo lugar, porque tiene en cuenta infinidad de factores: la posición del sol, la luna, el resto de planetas por signo y casa, y las relaciones entre ellos. Recuerda, cada carta natal es única; un horóscopo basado sólo en tu signo solar podría guiarte de forma vaga e imprecisa porque está compartido con millones de personas. Sólo el estudio profundo de tu propia carta natal puede ayudarte a desarrollar tu individualidad con plenitud. Si está convencido/-a de querer hacerlo, contáctame.

Tradicionalmente “Horóscopo” quiere decir “examen de la hora”. Viene del griego “ὥρα” (hora, “hora”) y “σκοπέω” (skopeo, “examinar”). Y en efecto, es lo que hacemos al estudiar la carta natal. Sin embargo, actualmente adquirió otro signifficado ligado al “signo del horóscopo”. Cuando decimos, por ejemplo, “Soy de Leo”, estamos diciendo que en el momento de nacer, el Sol estaba en el signo de Leo. Si digo, “Soy de Acuario”, entonces el sol estaba en el signo de Acuario. Es decir que cuando preguntamos “¿de qué horóscopo eres?”, estamos en realidad preguntando “¿dónde estaba el Sol en el momento en que naciste?”. El sol pasa más o menos un mes por cada espacio del cielo y por eso tenemos doce signos distribuidos a lo largo de los doce meses. En la Carta Natal, la interpretación del Sol es fundamental ya que es el símbolo de la personalidad y el ego de la persona, desde dónde nos erigimos para actuar en el mundo y desde dónde se drena poder para sentirse un individuo. Pero no es, sin lugar a dudas, el único factor a tener en cuenta. Hay que pensar que si sólo hay 12 signos del zodíaco, creer que lo único que explica quién eres es tu signo solar sería bastante pobre e impreciso ya que compartes tu signo solar con la doceava parte de la población mundial actual.

Me interesa hacerme la carta natal pero me da miedo…

Primero, te recomendaría que te preguntaras de qué tienes miedo y por qué. Hacerse la carta natal tiene que ser voluntario y nacer de un auténtico deseo de conocerse a uno mismo. Con demasiada frecuencia, los miedos nos protegen de aquello que más deseamos. Si tienes miedo, muy probablemente sea porque hay algo que quieres saber. En todo caso, puedes contactarme y comentarme tus dudas para que lo hablemos y así decidas si quieres hacerlo o no.

Por otra parte, me gustaría recordarte que el modo en que planteo el análisis de la carta natal es como un diálogo. Nunca entraremos en temas que no quieras hablar e iremos avanzando poco a poco, como quitando capas de una cebolla, para llegar a la esencia de quién eres o hasta donde tú quieras llegar. Si te da miedo que haga predicciones, puedes quedarte tranquilo que, al menos que me hagas una pregunta de Astrología Oracular (Horaria), no vamos a hacer ninguna predicción. .

¿Qué es la Astrología Oracular (Horaria)?

La Astrología Horaria es la primera forma de astrología y consiste en intentar responder una pregunta concreta interpretandomed-astrol los símbolos celestes. Básicamente, se levanta la carta astral del momento en que el astrólogo pide la respuesta al Cielo y se interpreta dicha carta como la solución a la pregunta. A esta interpretación se le llama “juicio”. Por ejemplo: “¿Es buena idea que invierta en este proyecto laboral?”. Al calcular la carta natal, veremos representados varios elementos. Por un lado, tú mismo y si te encuentras en una posición “fuerte” o más bien “débil”. Por otro lado, yo, como astrólogo, y si estoy capacitado o no para responder la preguntar. Y también veremos al tema sobre el que hayas consultado (en el caso del ejemplo, el proyecto laboral) y sus posibles derivaciones futuras. Al estudiar estos tres elementos, podré darte algunas recomendaciones para que tengas en cuenta antes de tomar la decisión. También veremos si es un buen momento para hacer la pregunta, si es demasiado tarde o pronto, y si realmente estás dispuesto/-a a oír la respuesta. En algunos casos el Cielo recomienda no realizar un juicio.

Es importante que tengas en cuenta que, desde mi perspectiva, la decisión final y última será tuya. No te diré qué debes hacer sino recomendaciones para que tengas en cuenta al tomar la decisión. La consulta a la Astrología Horaria no nos exime de responsabilizarnos de nuestras decisiones. El Cielo responde, sí. Pero yo creo que la autonomía de cada persona es fundamental y, en este sentido, es importante que sepas que siempre tienes un margen de libertad para elegir cómo actuar. Por ejemplo, no valdría preguntar “¿Es buena idea mudarme a Barcelona? … ¿Y a Madrid? … ¿Y a Sevilla?”. Tú tienes que hacer tu propio proceso de toma de decisiones. Cuando sepas a dónde te gustaría mudarte, podrás preguntar: “¿Es buena idea que me mude a…?”.

¿Cómo formular la pregunta para que sea válida?

En todo caso, si no sabes cómo hacer la pregunta, explícame un poco la situación y podemos redactarla juntos. Ten en cuenta que cuanto más clara sea la pregunta, más clara será la respuesta. Imagina que quieres hacer un regalo a un amigo y pides consejos sobre qué regalar. ¿Qué preguntas te hará la gente para poder hacerte recomendaciones? Querrán saber cómo es tu amigo, qué cosas le gustan, qué cosas no le gustan, qué hace de su vida, etc etc… cuanto más detalles les des, más fácil les será darte un consejo. Así, cuanto más específica y clara sea la pregunta, más clara será la respuesta. A menudo, una pregunta poco clara, denota cierta inseguridad, apatía o desconfianza a conocer la respuesta. En esos casos, obtendremos una carta que no puede leerse.

Leí que la astrología es falsa porque en realidad hay 13 signos y no 12.

En astronomía no hay un sólo Zodíaco. El Zodíaco Sideral es el círculo imaginario que describe el Sol en su paso aparente por el Cielo y está compuesto por las constelaciones. Es una medida de espacio. Las constelaciones que lo integran son entre 12 y 14, según dónde se indique que termina una y empieza la otra. El Zodíaco Tropical no es una medida de espacio sino un sistema de división temporal que se origina en la relación entre el Sol y la Tierra. Explicar astronómicamente esta relación es algo complejo. Por el momento, pensemos en los cuatro momentos básicos que se manifiestan como fruto de esa relación: el comienzo de la primavera, verano, otoño e invierno. Cuando en el Hemisferio Norte empieza la primavera (21 de Marzo aproximadamente), decimos que el Sol está en el signo de Aries. Cuando empieza el verano (21 de junio) decimos que está en Cáncer. Cuando empieza el otoño (21 de septiembre), decimos que está en Libra. Y cuando empieza el invierno, decimos que está en  Capricornio. Es decir, que los comienzos de los signos no nos hablan de una relación espacial entre el Sol y las estrellas sino de una relación temporal entre el Sol y la Tierra. Tenemos así cuatro períodos de tiempo. Cada uno de esos cuatro, lo dividimos por tres y obtenemos los signos intermedios. Entre Aries y Cáncer, encontramos a Tauro y Géminis. Entre Cáncer y Libra, a Leo y Virgo. Entre Libra y Capricornio, a Escorpio y Sagitario. Entre Capricornio y Aries, a Acuario y Piscis. Doce períodos de tiempo, doce signos.

En Astrología Occidental, usamos este Zodíaco, el Tropical, que es ciego a las constelaciones porque consideramos fundamental para el desarrollo de la vida la relación que establece el Sol con la Tierra. En Astrología Védica, en cambio, usan el sideral.

¿Por qué hay astrólogos con distintas teorías?

Y, ¿por qué hay científicos con distintas teorías? ¿O artistas con distintas perspectivas? Incluso, ¿por qué hay doctores que hacen distintos diagnósticos? La Astrología, como tantas disciplinas humanas, está constantemente puesta a prueba. Astrólogos de todo el mundo la usan y van re-interpretando textos antiguos según sus experiencias y sus investigaciones. Así se generan distintas escuelas de astrología. Lo principal es entender, no me cansaré de decirlo, que la Carta Natal es un símbolo. De ahí que cada astrólogo encuentre en la misma carta natal significados distintos según quién es, cuándo mira la carta y con quién está hablando. Esto no quiere decir que no haya una técnica de interpretación sino que hay muchas técnicas. Si el Universo es realmente holotrópico y el todo está dentro de cada parte, todas las escuelas son válidas. Según la ley de sincronicidad, lo más probable es que te encuentres al astrólogo que necesitas en este momento y en este lugar. Si crees que puedo ser yo, contáctame.

Si te quedan más preguntas, no dejes de escribirme a elcielotehabla@gmail.com